Main image
15th July
2012
written by Dame Suzy

No lo he planeado. Ni siquiera lo deseo hasta que alguien lo hace la parte más fácil para mí y mi mente la inundan de posibilidades excitantes.

He tenido una afición típica por Gamboa de la serie española El Barco, un papel interpretado por el actor colombiano Juan Pablo Shuk, al verlo en la serie semanal dramática y exagerada, su personaje fácilmente conquistando la pequeña pantalla. La boca pequeña, rodeada por los labios jugosos y las arrugas de los ojos que dicen que ha visto y hecho mucho y muchas, las cejas gruesas, y una cara en forma de corazón pero todavía masculina marcada por una barba corta y oscura. Se acerca a los cincuenta, pero no lo parece, su cuerpo repleto de músculos que no se definen como aquellos de un modelo, sino gruesos y duros y cubiertos de la piel bronceada y suave.

Su personaje es peligroso y se ha vuelto aún más cada semana hasta que se ha convertido en un puto cabrón, con lo que estoy frustrada de que nadie está tratando de apuñalar o mutilarlo después de que entre otras cosas, pone en peligro la vida de la hermana pequeña y el padre de su amante mucho más joven.

Es en este punto que me tropiezo con los restos de una fiesta celebrando los premios en una pequeña coctelería popular en la Calle Atocha en mi querido Madrid. Actores de Antena 3 (=NBC) salen en diferentes grados de embriaguez, los más borrachos hablando en voz alto o completamente en silencio, fieles a sus personajes de tele o lo contrario. Giro a la esquina en camino a mi apartamento a cambiarme de la ropa de la cena en un vestido de maravilla, y lo que encuentro es un tío un poco más alto pero más delgado que el tío que pega. El tipo bajo y grueso no parece dispuesto a luchar aunque es claro que iba a hacer mucho daño al otro, y el golpeador me ve y se aleja, entonces se va de allí rápidamente. El hombre en el suelo es Gamboa.

Ofrezco mi apartamento cercano para que él pueda limpiarse su boca manchada de sangre, y un poco aturdido, me permite ayudarle los cincuenta metros a mi finca.

Alcanza el piso a la primera cosa que ve, la silla grande y cómoda. Unos segundos después de que él se sienta, se queda dormido.

Cuando se despierta una hora más tarde, me estoy vestida en un vestido de seda elástica con bustier glamoroso y sexy, del color rojo sangre con labios del mismo color. Y él está muy restringido. El cuerpo y las piernas en la silla atados por capas de envoltura de plástico y las manos atadas frente a él. Una mordaza de manchego con un agujero grande para permitir la respiración metida en la boca. Y él está desnudo. Y he disfrutado de solo mirarlo durante la última hora. Y cuidando a su jardín masculino. Yo estaba haciéndole un favor allí.

“Para responder a su” ¿Por qué? “Simplemente estoy castigándote, como creo que los otros personajes de la serie deberían haber hecho hace mucho tiempo, excepto en mi propia manera especial.”

Acaricio su pecho con mi pelo, mi cara, mis manos, lamiendo sus pezones, que involuntariamente animan. Él lucha, luego se detiene, lucha de nuevo con menos voluntad, hasta que solo me permite hacer lo que quiero y me muevo hasta su polla que me saluda, y no me puedo resistir y lo guío en la boca con una mano y acaricio sus bolas satinadas (gracias a mí) con la otra.

Él hace sonidos que suenan como si él desea hablar.

“Pero no gritos, de acuerdo? Creo que has visto suficientes películas para saber por qué. ” Saco el queso de su boca. En verdad, si grita, no me preocupa. Al otro lado del pasillo hay un negocio durante el día y no he escuchado ninguna evidencia de cualquier persona que vive por encima de mí. Sólo sé que los gritos me molestan, y le daría una bofetada – y no quiero ser violento.

“Gracias.” Y, sorprendentemente, eso es todo lo que dice.

Yo sigo placiéndome por placérle a él. Estoy plantada en mi mundito con su hermosa polla gruesa y los pequeños sonidos puntuados que hace mi amiguito parecidos a los míos. Y yo le llevo casi hasta llegar al clímax dos veces, pero paro justo de antemano, y gruñe alterado, y la tercera vez, yo trato de hacer lo mismo, pero me equivoco y me salpica el mentón. Epa. Me lamo el mentón. Muy bien. No fuma.

Mientras que su cuerpo se relaja de satisfacción, me siento en el brazo de la silla y acaricio su pelo, su mejilla. Abre los ojos, y no veo una pizca de malicia. Eso sorprende y me arrepiento de lo que estoy haciendo manteniéndole atado así.

Sus labios se abren ligeramente y con los ojos suyos, tengo que darle un beso. Él me lo permite y, mmm, sus labios se encuentran con los míos y disfrutan de su tiempo de juego juntos. Si los labios fueran deliciosos, los suyos lo serían.

Sus labios se alejan para hablar. “Me gustaría poder tocarte.”

“No”, le respondo y sigo besándole.

Entonces, de repente me prende mi labio inferior entre los dientes y cuando me alejo aprieta los dientes más juntos.

“Desátame los brazos.”

“¡No!” Yo digo con firmeza, una rodilla en sus bolas.

Me deja escapar el labio y gime de dolor.

“Puta!” murmura, todo lo horroroso que exhibe en la pantalla capturada en su expresión.

“¡Basta!” Le digo. “Voy a salir.”

Vuelvo tres horas más tarde a su cuerpo dormido en la misma posición en qué lo dejé. Aprieto con agradecimiento sus muslos y colapso en la cama, en toda mi ropa.

En mi sueño, estoy con alguien, no sé quién. Estamos en un barco navegando. Pero espera. Ha entrado el agua en el barco? Mis bragas están húmedas y calientes. Y hay una descarga eléctrica que late cada segundo o dos.

Me despierto.

Mis brazos y piernas están atados a las patas de la cama. Es la cabeza de Gamboa entre mis piernas, y esa boca bella suya debe ser lo que me da esos golpes. Estoy desnuda y él está completamente vestido.

Tengo miedo al principio, luego estoy triste porque él no está desnudo, y luego me pierdo en sensaciones. Mi clítoris es ridículamente sensible y odio que Gamboa se concentre en él. Él se aprovecha de esta revelación y me lleva con la boca y los dedos de querer golpearle en la cabeza de la sobrecarga sensorial al ooooh, que se siente bien y de vuelta uno al otro.

Cuando me siento como si estuviera a punto de morir o desear que lo haría el clítoris, me pregunta amablemente: “Me quieres dentro de ti?”

“¿Habría alguna diferencia si le dijera que no?”

Reflexiona sobre esto con una vista linda hacia el cielo y niega la cabeza como un niño pequeño.

“Hmmm …” Empiezo a murmurar en un tono de disgusto: “Yo no te quiero dentro de mí, hijo de puta repugnante!”

En un segundo, se desabrocha el cinturón y pone los pantalones en los tobillos para revelar su erección que se ve aún más grande que antes, ya que está por encima de mí.

Le pregunto, “¿Dónde está tu ropa interior?”

“Yo los dejó como recuerdo.”

Se comprueba mi mesita de noche y encuentra lo que está buscando, un condón.

“Una perro loca me secuestra, no sé lo que ella pueda tener.”

Yo asiento con la cabeza, y luego paro. “¡Fuera de aquí. No te quiero. Eres basura enferma. “Trato de creérlo.

Me agarra por la parte baja de la espalda y me empuja hacia su polla como si fuera mantequilla. Mi cuerpo se convulsiona del placer del primer golpe.

“Oh, joder,” exclamo. “Por Dios!”

Y su rostro se ablanda y se clava profundamente y lentamente, que me vuelve completamente loca como estoy a punto de explotar porque ya estoy tan preparada, y estoy gimiendo y retorciéndome y queriendo tanto a tocarle, de besarle, pero niega y continúa su interminable tortura aprendida después de años de práctica, y luego se retira, que se siente como ser sofocada de golpe.

Mi cuerpo convulsiona durante unos segundos, mientras de que él se limpia el sudor de su frente y respira con dificultad – que no es fácil para él parar, solo que me castigaba. Él me da una sonrisa pícara. “Touché, pussy cat.”

Lucho contra mis cuerdas. “Tengo que tocarte.”

“Pensé que no me quería. Voy a ir a casa ahora “.

“Nooo,” gruño. “Te quiero, te quiero muchísimo.”

“Eso no es lo que dijiste antes.”

“Pero eso fue sólo … Me estaba preguntando cómo sería si te negara.”

Levanta los pantalones y me gimoteo. Se toma nota y hace una pausa.

“Fóllame, por favor,” le pido. “Préndeme, destrúyeme, devórame. No me dejes así.”Lágrimas brotan de mis ojos. Qué vergüenza.

Sus ojos se ablandan otra vez y él se quita los zapatos y los calcetines, y como mi pecho está agitado del deseo, se toma su tiempo deshaciendo la corbata y se desabrochando la camisa. Yo gimoteo. Me muerdo el labio casi hasta sangrar. Mi espalda se arquea de la cama.

Me sacan de las cuerdas. Los dos somos libres. Los dos somos nuestros prisioneros, sin cuerdas. Me levanto y le abrazo, besándole por toda la cara. Sus manos recorren mi cuerpo, sus labios se encuentran con los míos, nos besamos profundamente, nuestros cuerpos se tocan. Él me entra y grito casi del dolor.

Él empuja, lujosamente y profundamente, y él me hace correr una y otra vez, nunca se para esta vez, y luego, cuando él se corre, me siento eufórica, aliviada, victoriosa, y bien follada.

Y cuando nos despertamos de nuestro gozo, me pregunta, “¿Por qué hiciste todo esto?”

Me encojo de hombros y me extiendo como un gato. “Es sólo una idea que tuve para una cuenta”, sonrío, dándole un beso de agradecimiento en la mejilla.

“¿Cómo? Nada más? ”

“Hago lo que quieras. Soy tu prisionera. ”

“Y yo el suyo”, responde, empujando su nueva erección en mi clítoris acogedor.

—–

Más tarde … “Me pregunto,” de repente me acuerdo. “¿Por qué te pegó ese hombre y por qué le dejaste?”

Él responde: “Bueno, vas a tener que preguntarme la próxima vez.”

Oooh, que habrá una próxima vez. Joder que es un experto.

Nota: Esta cuenta es ficción si no se había dado cuenta 🙂

17th February
2012
written by Dame Suzy

Una noche me encuentro con dos amigos de 22 años de edad, unos jóvenes gays, pero podrían pasar por más jovenes. Tim me felicita por mi bolsa panda, y Daniel se pasa el resto de la noche, insistiendo en pagar por ronda tras ronda de copas.

Un par de semanas más tarde, Daniel me pregunta si quiero salir de nuevo, y como también me gusta salir con mi hombre – al que llamaré Mike – lo invito. Lo presento como “mi mejor amigo con quién a veces me lio.” Daniel es bien educado y amable desde el principio, pero Tim parece que se resiente de que Mike está ahí y no lo mira y no le habla.

Un avance rápido hasta tarde en la noche, y Mike tiene un grupo de cinco o seis de estos chicos gays pendientes de cada palabra. Mike después de todo es un viajero exitoso, habla varios idiomas, y puede tener una confianza relajada cuando quiere. También – en gran parte gracias a mí – se viste bien y también tiene – no gracias a mí, un culazo tremendo.

Cuando más tarde, Mike toma un solo desvío a su bar favorito con su camarera favorita, escucho la charla de los chicos sobre Mike. Tim – el que parece que resente Mike – me dice con una gran cantidad de mmm’s la forma en que le gustaría hacer todo tipo de cosas para él. Están encantados por Mike y les gustaría ver más de él.

Aunque a Mike le gusta la atención, no se siente la necesidad de repetirla. A día de hoy, no tienen idea de que es “mi hombre”. Y así es como debe ser. Él no es mi propiedad, y que puede ser la fantasía de alguien, no hay problema.

15th February
2012
written by Dame Suzy

Castigo Dulce 02/11/12 published 2/15/12

A medida que escribes el mensaje, te das cuenta que no crees lo que escribes.

¿Eso es lo que ocurrió cuando un amante (un chico de quién todavía estoy enamorada) me mandó un mensaje instante por sorpresa dos años después de la última vez que me he sentido su abrazo fuerte y hemos pasado varios episodios de sexo delicioso y emocional (para mí).

Él escribió, “¿Cómo estás?”, que me dio un ataque de pánico que liberó un torrente de emociones, y después de charlar un rato …

Yo: Te envié un SMS la última vez que estuve en Barcelona.

Sergio: Lo sé. Mi novia también y me metiste en un lío.

Yo: Pero todo lo que dije fue si querías, me gustaría verte. Aún pudieras traerla.

A pesar de que estas palabras estuvieron escritas, yo estaba pensando, “Um, no, en realidad no quería decir eso.” Pero él respondió:

Sergio: Sería mejor.

Así que yo estaba jodida. Entonces escribí:

Yo: Podría traer mi italiano.

Sergio: Bien.

Por supuesto, mi italiano nunca había sido lo mío en el sentido carnal y sólo venía a Barcelona para visitar a su hermano, pero qué puedo decir, yo estaba tratando de ser indiferente.

Dos meses más tarde, estoy en Barcelona, saliendo con algunas chicas que conocí la última vez, y porqué  tienen solo 21/22 años, es la edad de la mayoría de la carne que nos rodea también. Y he bebido un par de copas, y es mi última noche en Barcelona, así que le llamé.

Sergio y su novia aparecen justo antes de que nosotros entramos en un club que a las chicas les gusta y casualmente la única disco en la que me he acostado con un portero, y por supuesto, él está ahí y compartirmos algunas palabras y toques de flirteo antes de que él nos deje entrar menos Sergio y su novia que deben pagar. Como se sospechaba, la novia de Sergio es un poco fea, con una frente grande, nada de labios, y pelo aburrido. No he dicho que el tipo tenía buen gusto.

Soy cordial a la novia, pero no entro en el modo super-amable que es lo que instintivamente me habría hecho para calmar la situación rara. Ella está en la defensiva, con el brazo envuelto con fuerza alrededor del suyo, y ella me da una mirada arriba-abajo con una expresión de mierda y constantemente se fija en la reacción de Sergio que es irritantemente plácida. Y él se abstiene de darme el clásico beso de mejilla de saludo que me doy cuenta de que extraño terriblemente.

Algún tiempo pasa y la naturaleza llama. La novia nos dice a las chicas que necesita ir al aseo, cualquier persona quiera ir con ella? Yo no digo nada lo que le inquieta, y mi amiga la arrastra con una sonrisa y se van.

Tan pronto como la novia está fuera de la vista, me doy cuenta de que la mirada de Sergio ha cambiado y que él me mira profundamente a los ojos.

Sergio: Estoy muy contento de verte. Estás buenísima.

Y puedo imaginar sus labios en mi cuello y me late el coño.

Él me da mi saludo a la mejilla y estoy nerviosa como una niña.

Él: Es muy ruidoso aquí. ¿Quieres salir a la calle a hablar?

Asiento con la cabeza vagamente y me lleva de la mano, más allá del portero un poco celoso al exterior. Y él no se detiene. Tenemos que seguir adelante hasta sentir la brisa provocada por las olas rompiendo poco a poco en la arena.

Y él me jala hacia él y sus labios curvados envuelven los míos. Y nos besamos profundamente y fuertemente, y llevo su mano hacia abajo para llegar a mi culo y mi pelvis se rodea hacia él, para sentirlo contra mí una vez más.

Sergio: Querio follarte aquí mismo.

EL FIN A

Y desabrocho sus pantalones como respuesta, pero saque mi mano bruscamente y:

Sergio: Quiero pero no puedo.

Y la respiración se pega en la garganta y mi coño gruñe de disgusto. Y no puedo detenerme. Nunca he dicho las palabras en voz alta a él, pero lo hago ahora.

Yo: Pero te quiero.

Sergio: Lo sé.

Y él se retira, que es más devastador que los años de distancia han sido.

Y me encuentro corriendo hacia los brazos grandes de mi portero, que nunca me ha mentido, nunca me ha roto el corazón, nunca me ha hecho daño, y cuando Sergio se acerca, los 195 cm de hombre construido como un camión dice a Sergio que debe irse.

Y en ese momento, la novia que ha estado buscando desesperadamente a su hombre, viene, nos ve a nosotros tres, no sabe lo que pasó, pero sabe que está rabiosa, me da una mirada peligrosa y yo una mirada parecida de respuesta, y se va a Sergio, que ya ha empezado a ir a un ritmo rápido y no ralentiza – ella tiene que darse prisa para alcanzarlo.

Y a pesar de que debería ser la última vez que me fijo en Sergio, de alguna manera sé que va a romperme el corazón otra vez.

EL FIN B

Y desabrocho los pantalones en respuesta y siento directamente su dureza gruesa y su calidez y la sensación trae recuerdos agradables. Pero me detiene la mano.

Sergio: No aquí.

Yo: No puedo esperar. Por favor, dámelo ahora! Por favor, por favor …

Y me doy la vuelta y me presiono hacía su polla y sin vacilar, él entra en mi vagina húmeda. Me tiembla todo el cuerpo, que ha querido esto por tanto tiempo. Yo digo un fuerte gemido cuando se controla su impulso para hacer lo mejor para nosotros dos. Y se siente tan bien, como esta es la forma en qué deben ser las cosas, que hemos estado producidos para follar, que nos hemos estado hechos para follar uno al otro. Y mis primeros orgasmos vienen en un minuto o dos, y otros siguen en rápida sucesión, y él me besa la nuca y mete la mano en mi vestido para agarrar mi pecho y stimular el pezón.

Sergio: Vamos.

Y volvemos a mi casa para evitar ser mutilados o asesinados por su chica fea furiosa, y pasamos la noche haciendo el amor, y después dormir, follar, dormir, acariciar, dormir, hacer el amor, y aún una vez más.

Y siento que esto es lo más parecido a la felicidad que se puede conseguir. Y por el momento, me olvido de que desaparezca tan rápido como comenzó y yo lloraré aún más para un hombre que nunca entenderá por qué lo amo y nunca se sentirá igual.

12th February
2012
written by Dame Suzy

Yo estaba shockeada cuando me enteré de que Whitney Houston murió en la víspera de the Grammys.

Nadie quería que ella tuviera los problemas que tenía y ser testigo de la destrucción de esa voz poderosa que ayudó a la gente durante los tiempos de tener un corazón roto.

Adiós, Whitney. Te echaré de menos.

22nd January
2012
written by Dame Suzy

La primera vez que leí el artículo sobre la violación en directo, mi primer pensamiento fue, “¡Qué asco!” Daniel Echaniz, un miembro del elenco del Big Brother Brasil, había tenido relaciones sexuales con Monique Amin cuando estaba desmayada borracha, y aquellos filmando el acto no hicieron más que seguir rodando las cámaras de video.

Entonces mi microchip “inocente hasta que se demuestre su culpabilidad” comenzó a funcionar y busqué en Google su nombre. Muchas imágenes que se indicaron, “hace 4 días”, etc. mostraron a los dos juntos en la cama, él cansado y ella inclinabándose sobre él.

De repente, pensé: “Tal vez ya tenían relaciones sexuales. Ella podía entonces haber dado su consentimiento a las relaciones sexuales, pero ha sido emborrachada lo suficiente para que olvidó de todo.” Pues, mi indignación fue puesto en un segundo plano y mi fe en la bondad de la mayoría de la gente volvió a aparecer.

Hice clic en una de las fotos de ellos juntos, lo que me llevó al articulo del Noticiero Diario de Argentina que citó: “Ambos confirmaron que consumieron bebidas alcohólicas pero que estaban conscientes de lo que estaba pasando, confirmaron que se tocaron debajo del edredón”, dijo Antonio Nunes, de la policía civil, sin poder confirmar si hubo penetración pues la joven “no quiso hacerse el examen de cuerpo de delito”.

Oh, se acabó el escándalo. Otra pareja teniendo sexo borracho. Y ahora me siento mal por haber detestado el hombre. Por suerte mi disgusto duró sólo dos minutos.

21st January
2012
written by Dame Suzy

Qué ingenioso que los rusos hacen la metanfetamina parece como piruletas.

Están haciendo la droga Krokodil, y se come la carne y los músculos de tu cuerpo, pero mientras tanto te da una sensación similar a la heroína.

Sabías que querías verlo.

11th January
2012
written by Dame Suzy

Así que un chico bueno/malo y con aspecto un poco gay comienza a poner sus encantos en mí, su medio hermano tratando de venderlo. Y decido que el chico malo moreno de antes no me merece y que sí este chico bueno/malo. No es posesivo y arrogante. Él sólo sigue sonriendo a mí, es social con muchos chicos y chicas en el club a lo largo del camino, y besa muy bien con sus suaves labios gruesos, y su boca pequeña – mejor que los grandes labios flácidos del chico malo. Así que decido. Él me mantiene en su punto de mira – de nuevo, no por ser agresivo, pero educadamente preguntándome si me puede acompañar al baño por ejemplo (para mantener sus garras a su alcance) a la que con mucho gusto digo que sí.

En el camino al baño, hay el payaso y el chico malo moreno en el camino, que es muy torpe. A las protestas del chico malo, le digo que yo había sido la suya, pero él no era atento. Hay algunas quejas, pero finalmente salgo con el chico bueno/malo, su hermano y su primo borrachísimo.

Los siguientes veinte minutos son bastante horribles y casi termina conmigo en un taxi sola, enfadada y llorando. En primer lugar, el chico bueno/malo saque uno de mis pechos al aire que yo rápidamente cubro con la mano mientras que él lo lame desde abajo, mostrando a sus amigos y otros fiesteros su premio, y luego comienza la avalancha de súplicas de tener un trío con su hermano, que ha terminado la noche sin chica. Finalmente, el hermano se compromete a traer el primo borracho en otro coche a Getafe fuera de Madrid, y yo, que tengo buenos recuerdos de mi amante Carles ahogándome otra vez de cómo me había tratado bien – al menos cuando él había estado conmigo – como mi había tomado la mano, como sus ojos habían sido sólo para mí desde que nos conocimos … Y junto con el mar de recuerdos vienen las lágrimas.

El chico bueno/malo – que ahora ha ganado el nombre de chico puro malo – piensa que me estoy quejando del primo borracho – que obviamente no era el problema. Le digo que no me importaría nada si teníamos que conducir seis horas para traerlo aún a Barcelona. Es que estoy siendo tratada como una mierda. Él me tranquiliza diciendo que sólo me llevará a casa y no vendrá conmigo si eso es lo que quiero, y estoy de acuerdo, finalmente – qué importa – y en algún momento, basto con las lágrimas y le digo, “Se acabó.” Y él dice: “¿Qué se acabó?” A lo que respondo, “Mis emociones.” Vamos al rollo de una noche que será desastroso o, posiblemente, un poco divertido. Sin embargo, a ese punto no hay ninguna esperanza de que se convertirá en otra cosa que yo he tenido la suerte de gozar en el pasado.

11th January
2012
written by Dame Suzy

Es jueves por la noche. Y estoy vestida para matar en mi corto retro vestido rojo sin tirantes con botones forrados, que es muy halagador para mi nuevo pecho y una vez me ha llegado una propuesta (rechazada cortésmente) de pago por servicios prestados. Podría ir al pequeño Shoko o Pacha, el Kapital enorme, o algunos varios clubes llenos de turistas repartidos en los barrios alrededor de la Plaza del Sol.

Luego recuerdo con cariño el club llamado Posada de las Ánimas a qué mi amigo especial mi había introducido, un lugar lleno de lobos españoles mirando a todas las presas potenciales que se acercan. Este club no aparece en las guías turísticas o en el top ten de los clubes de Madrid, por lo que sigue siendo un secreto mejor guardado entre los españoles y los pocos que aceptan en su círculo. La música es mi favorita, una combinación vibrante de canciones internacionales y estadounidenses de dance-pop, canciones en español, y la salsa, que nunca aburre. En la planta primera, la pista de baile está llena de gente que no se mueve que es una extraña característica, igual al hecho de que las chicas feas mal vestidas bailan frente a la zona elevada VIP. La gente constantemente abriéndose paso hace que sea imposible de bailar sin mi deseo de darle un puñetazo. Entonces descubro el segundo piso, menos congestionado y encuentro un buen lugar poco fuera de la ruta de tráfico con una vista fabulosa de la primera planta. Pasando a través de la multitud aquí, hay un indicio de seducción de la colonia que me excita y me da ganas de echar un polvo, mezclado con el gran nùmero de cuerpos duros y bien vestidos con buenos peinados y dientes excepcionalmente rectos.

Hago mi camino de ida y vuelta entre la primera planta – donde yo había sido invitada a un pequeño ring de box VIP por un guapetón aunque payaso y su amigo moreno, grueso y duro con nariz grande, y enseguida pienso que me encantaría follar a ese chico malo. Pero el idiota simplemente no presta suficiente atención a mí menos unas pocas sesiones cortas de besar. Aún los chicos malos necesitan fijarse atención en una presa para maximizar la vulnerabilidad de la presa, y estoy demasiado guapa para aceptar menos.

27th October
2011
written by Dame Suzy

Nota: esto pasó en la primavera hace meses. Solo he tenido tiempo de traducir esta cuenta ahora – no me siento igual después de volver a Madrid en agosto. Todo ahora está bien, pero a ese momento…verás.

Este viaje por las calles de Madrid, raramente me fijaba la gente, casi nunca recibía yo un saludo, casi nunca me decían los desconocidos o camareros que era guapa (salvo cuando estaba en mis vestidos de infarto), nada espectacular o fuera de lo ordinario me pasó, y no conocí a nadie especial.

He contribuido a este descenso a pobreza por pasar mucho tiempo dentro de casa. Pero fue la escasez de amigos que pensé que tenía que me mantuvo aislada en mi piso pequeño sin el deseo de disfrutar de nuevos alimentos sola. Pasé la mayor parte de mi tiempo durmiendo, ya que simplemente no quería quedarme fuera soportando sentimientos de soledad. Que había yo, sentada sola en una mesa para cuatro en un restaurante coreano – que debía ser un lugar que ofrecía comida casera y consoladora – para quitarme la soledad. No había mesas para menos de cuatro. Grupos de amigos felices charlando dentro y por fuera en las calles. No tenía nadie. Y para colmo, mi Bi Bim Naeng Myun no tenía carne, un requisito!

Habían picos y nuevas experiencias, de qué voy a hablar en otras entradas, pero para el día tres de los cinco, quería regresar a casa en EEUU. Cuando llegué a casa, por sorpresa, descubrí que alcancé mi peso deseado, 50.5 kg. Esto lo había hecho con la dieta de soledad. Un puntito culminante en un viaje por lo demás mediocre.

26th October
2011
written by Dame Suzy

Después de leer el título de este artículo sobre las mujeres que sufren orgasmos prematuros, pensé, “¿Qué importa? Tendrán aún más. “Pero luego leí más. Al parecer, para el 40% de las mujeres, a veces eso es todo. Entonces caí en la cuenta. Son las mujeres multi-orgásmicas tan raras?

Según varias fuentes el 15% de las mujeres son multi-orgásmicas. Yo no sabía que eran tan raras. Tal vez esa es la razón que el sexo es tan importante para mí. Y mi hombre me dice que tal vez por eso no me importa el riesgo de mal sexo con hombres que acabo de conocer. Debido a que es probable que obtendré un orgasmo y tal vez un par más.

Lo que puede significar es que las mujeres que rápidamente duermen con hombres son más propensas a ser multi-orgásmicas, lo que significa es que los hombres que se acuestan con esas mujeres fáciles son más propensos a estar orgullosos de sí mismos a pesar de que no tiene nada que ver con ellos.

Esto no quiere decir que yo me corro siempre. Hay algunas ocasiones en las que simplemente no puedo sentir el placer tras alguien, pero por lo general es porque el hombre es perezoso o se da por vencido demasiado rápido en una posición que habría producido un orgasmo en tan sólo treinta segundos.

Si estoy muy cachonda, puedo correrme en 10 segundos y es fácil tener más poco después. En realidad, la mayoría de los hombres que conozco no se enteran de que puedo correrme fácilmente veinte veces en una hora simplemente por seguir haciendo lo que funciona. Ellos piensan que debe ser difícil por lo que trata de ser listos y hacer cosas diferentes.

Así, las mujeres fáciles son en realidad buenos rollos. Las que tienes que convencer después de un tiempo a acostarse contigo – tal vez éstas son las mujeres que no pueden alcanzar el orgasmo fácilmente, o aún peor tienen un solo orgasmo prematuro antes de empujarte fuera de ella y dormirse. Mm, las mujeres pueden follar como los hombres después de todo.

Previous